Beneficios de las proteínas

Mencionar la palabra proteína es algo que todos hacemos con regularidad, pero ¿Sabemos qué son las proteínas y para qué sirven?

¿Qué son las proteínas?

A grandes rasgos, las proteínas son moléculas compuestas por miles de unidades químicas conocidas también como aminoácidos, unidades enlazadas formando de esta forma grandes cadenas.

¿Para qué sirven las proteínas?

Las proteínas constituyen un elemento fundamental en la dieta del ser humano, ya que la ingestión de éstas  proporcionan a las células el suministro adecuado de aminoácidos.  Las células utilizan estas unidades químicas como materia prima para la formación de nuevas proteínas, las cuales son indispensables para el crecimiento, la restauración y la sustitución de diferentes tejidos del cuerpo, como los huesos, los músculos, etc. Las proteínas también son necesarias para la estimulación de las reacciones químicas necesarias para producir la energía precisa que genera la contracción de los músculos u otras actividades celulares.

¿Qué alimentos son ricos en proteínas?

beneficios-de-las-proteinasEsta siempre ha sido una pregunta que ha generado debate entre las personas. Tanto los alimentos de origen animal como de origen vegetal contienen proteínas. Lo cierto es que las necesidades recomendadas de proteínas en la dieta diaria varía según las personas, siendo un factor determinante la edad y el peso. Como dato curioso, la mayoría de personas de occidente ingiere casi el doble de los valores establecidos debido a la gran oferta existente de alimentos frescos y baratos, especialmente aquellos elaborados con carne.

Hay un tema respecto a las proteínas que siempre ha sido motivo de discusión entre los expertos en nutrición y es aquel concerniente a si es la carne la mejor fuente de proteínas. La carne contiene todos los aminoácidos básicos en proporciones muy similares a las requeridas por el cuerpo humano, y al mismo tiempo, es rica en vitaminas y minerales. El problema con la carne es que también contiene grasas saturadas que aumentan de forma considerable el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardíaco. Una persona que quiera mantener una dieta equilibrada debe proporcionarle al cuerpo diariamente entre 100 a 150 grs. de carne.

  • Proteínas de procedencia animal: también conocidas como proteínas completas, y se caracterizan porque contienen aminoácidos básicos que el cuerpo no es capaz de producir. Entre las fuentes más comunes de proteínas completas están la carne, las aves, el pescado, los huevos y los productos lácteos.
  • Proteínas de procedencia vegetal: este tipo de proteínas se conocen como proteínas parcialmente completas porque les falta uno o varios aminoácidos básicos. A pesar de ello, aquellas personas que no comen carne, ni pescado, ni productos lácteos pueden suplir la falta de cualquier tipo de aminoácido  con el consumo de una gran variedad de este tipo de proteínas. Entre las más comunes se encuentran los guisantes secos, las alubias, las nueces, el grano de los cereales y del pan.

Exceso de Proteínas

Incluso la cosa más indispensable puede convertirse en un peligro cuando es consumida en exceso. El consumo excesivo de proteínas puede generar problemas hepáticos o renales, ya que son éstos los dos órganos encargados de eliminar las proteinas sobrantes del metabolismo. Aquellos alimentos de origen animal, como las carnes rojas y los lácteos, los cuales son ricos en proteínas pero también con un elevado contenido en grasas saturadas, aportan un exceso de calorías y provocan una subida del nivel de colesterol, lo que incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>